jueves, 5 de julio de 2018

Óscar Bermán, "España gobernada por sus enemigos".


Si alguien albergaba alguna duda, ya ha sido disipada. George Soros visitó Madrid, y se reunió en secreto el pasado miércoles 27 de Junio, con Pedro Sánchez. Del contenido de esa reunión secreta el Gobierno de España no ha comunicado nada.

El viernes 29, Pedro Sánchez anuncia un acuerdo con Ángela Merkel para traer a España invasores africanos, a los que la canciller germana abrió las puertas de Europa en uno de los actos políticos más irresponsables en las últimas décadas. Pero ¿qué pasó antes de estos dos significativos sucesos?

Un gobierno de coalición asume el poder en Italia, nombrando al frente de la cartera de interior a Matteo Salvini, líder del partido “Liga Norte”. Salvini prohíbe e impide la entrada a puertos italianos de buques de ONGs que transportan hasta su destino europeo a los invasores africanos. Una decisión que en palabras del propio Salvini se mantendrá “hasta que se cansen los contrabandistas”.

Inmediatamente cunde el pánico entre aquellos gobiernos europeos que han promovido la invasión migratoria de Europa por parte de quienes huyen de países, continentes y “culturas” fabricantes de miseria, esclavitud e insolidaridad. Ángela Merkel, la gran responsable de la crisis de los “refugiados”, está siendo fuertemente cuestionada por sus socios de gobierno de la CSU, que amenazan con retirarle su apoyo si no se pone fin a la eurosuicida política “welcome refugees”, que nos puede llevar a la disgregación de la Unión Europea.

El problema de la inmigración ilegal pasa a ser, no un asunto de la obligatoria solidaridad intercontinental que nos exigen sólo a los europeos, sino el problema del fracaso de la mayoría de países africanos. Fracaso inducido por las mismas elites mundialistas que impulsan la sustitución poblacional de Europa.

Pero afortunadamente, en Europa todavía quedamos suficientes europeos dispuestos a combatir contra el suicidio nacional. Ejemplarmente los pueblos de Polonia, Eslovaquia, Chequia, Austria, Italia, han echado del poder a sus gobiernos irracionalmente buenistas, dirigidos por deleznables marionetas políticas al estilo de Pedro Sánchez. Gobiernos buenistas, muy generosos cuando es a cuenta de endeudar a sus naciones, y a costa del bolsillo de los contribuyentes europeos y del futuro de nuestros hijos.

Felizmente empieza la santa rebelión de los hombres libres contra la tiranía supranacional que representa George Soros, los Rothschild, los Rockefeller, o el Club Bilderberg, por citar solo a los más conocidos.

Los pueblos de Polonia. Eslovaquia, Chequia, Austria, Italia, son hoy un ejemplo de lo que debemos hacer en el resto de estados nacionales europeos, donde padecemos, como en España, a gobiernos sin capacidad de gobernar, y que se limitan a cumplir las órdenes que reciben de centros de poder supranacional.

Gobiernos títeres -como el del vendepatrias Pedro Sánchez-, que se niegan a hacer valer las fronteras nacionales, e impedir la entrada de barcos cómplices con las mafias cuya inagotable mercancía es la población africana más joven, sana y apta para reproducirse, y luchar... dentro de Europa. Quizás contra los europeos. Quién sabe, el futuro lo dirá. Pero por ahora, en pocos días, la oleada de pateras ha quintuplicado el número de invasores africanos del ya famoso “Aquarius”.

Es solo el inicio de una invasión masiva e insoportable. Esos invasores son conscientes de lo que está en juego, y del papel que les conviene representar. Y a través de un estudiado marketing político, asumen poses de refugiados humanitarios para manipular y apaciguar a la opinión pública e inducir la entrada de más invasores, en un proceso -sin fin, y gradualmente acelerado-, de sustitución poblacional masiva.

En suma, estamos ante lo que probablemente será el inicio del fin de Europa, a menos que le pongamos remedio mientras aun estamos a tiempo. Cosa que las instituciones que conforman la Unión Europea no parecen valorar en toda su trascendental dimensión. Comprobamos la pasividad de la UE, ante la probable muerte de Europa y los estados nacionales participes de la identidad europea. Y esta pasividad no es casual. Es el objetivo buscado por los grupos económicos, políticos y estratégicos encabezados por George Soros, que tienen complicidad y sintonía con importantes directores y ejecutivos de la UE. 

¿Por qué este plan de ingeniería social contra Europa? Pues porque una Europa de Estados soberanos, conscientes y defensores de su identidad nacional, es el mayor obstáculo para que la elite mundialista pueda lograr su gran objetivo: Una humanidad deshumanizada, masa homogénea y atomizada de individuos desarraigados, sin familia, sin patria, sin identidad, sin capacidad de disentir, sin capacidad de defenderse, sin capacidad de iniciativa económica, sin capacidad de resistencia política para salvaguardar su libertad personal y la libertad nacional de su patria.

Soros, los pocos que están por encima de Soros, y los muchos que reciben instrucciones de Soros, tienen como tarea permanente y objetivo prioritario destruir las ancestrales raíces de Europa, y el carácter europeo. Maravilloso crisol de valores culturales, artísticos, científicos, universales, de lealtad, de espiritualidad, de heroísmo, de racionalidad,  libre iniciativa, humanismo, cristianismo. También valores de libertad personal, identidad nacional, respeto a la diferencia cultural compatible, y solidaridad social recíproca.

Las élites secretas promotoras del Nuevo Orden Mundial pretenden acabar con la libre competencia, la capacidad de resistencia crítica, la libertad individual de las personas, y la libertad colectiva de las sociedades nacionales. El globalismo es su máscara o antifaz. Un globalismo constructor de acaparadores oligopolios industriales, impunes cárteles mafiosos, supranacionales organizaciones secretas, y sectas precursoras de la nueva religión mundial, una religión de apariencia sincrética y de fondo satánico, que hasta tiene siniestros partidarios en la curia vaticana, y cuya simbología es cada vez más visible en los grandes medios de desinformación y manipulación de masas.

Han elegido España como campo de pruebas de la destrucción de las soberanías nacionales europeas. ¿Por qué España? Pues porque por fin han logrado que la que durante siglos fue invita nación universal sea ahora el eslabón más débil de Europa. Con un Gobierno español en manos de un resentido y mezquino nuevo Frente Popular, formado nuevamente por los enemigos de España. Y bajo la propaganda sistemática de grandes medios de desinformación y manipulación de masas, controlados por los mismos multiculturalistas enemigos de la cultura europea en general y de la cultura española en particular. 

El problema más importante al que nos enfrentamos en el futuro inmediato, es el problema que ya están sufriendo los españoles más desfavorecidos a los que se les detraen recursos para dárselos a los mismos inmigrantes ilegales con los que compiten en desventaja por los pocos puestos de trabajo que es capaz de crear nuestra sociedad.

La España es hoy el eslabón más débil en lo político, pero a pesar de todo, lo mejor del pueblo español sigue llevando en su sangre suficientes genes de los héroes ancestrales de nuestra grandiosa historia universal.

El pueblo español es fuerte, siempre lo ha demostrado en los momentos más transcendentes de la historia. Si todo va mal España puede ser la herida por la que Europa se desangrará si no lo evitamos. Pero también podría ser el inicio de un vigoroso y esperanzador resurgir. Depende solo de nosotros los españoles. Si hacemos de la necesidad virtud, si los mejores españoles nos ponemos, por fin, de acuerdo y conformamos un solo vector de fuerza. Entonces, nosotros, el pueblo español, seremos capaces de salvarnos del infernal Nuevo Orden Mundial al que nos quieren precipitar. 


Presidente Nacional de Nosotros
(Partido de la Regeneración Social)
Óscar Bermán Boldú



jueves, 14 de junio de 2018

Óscar Bermán, España no tiene recursos para atender a sus propios ciudadanos en situación de pobreza, pero si para acoger a los 629 inmigrantes del Aquarius.

La inmigración descontrolada está derribando gobiernos en toda Europa ante el ascenso de partidos y coaliciones cuyo identificador común es el control de esta inmigración, la expulsión de los inmigrantes ilegales y la defensa de las libertades y derechos que los europeos hemos conquistado a lo largo de siglos de lucha, educación, progreso tecnológico y duro trabajo. Todo ello plasmado en una cultura y tradiciones que compatibilizan de forma ejemplar la libertad individual y el derecho a la disidencia con el respeto a las normas de convivencia y la lealtad para con nuestros conciudadanos.

La república Italiana acaba de unirse a un cada vez más nutrido de países que hacen de la defensa de nuestras fronteras y de nuestros derechos, libertades y obligaciones el elemento principal de su política. Y es en el ejercicio de esta defensa que debemos entender la negativa Italiana y maltesas a acoger un nuevo barco fletado por traficantes de personas humanas que pagan para poder acceder al nivel de vida y de derechos sociales que tanto esfuerzo y sacrificio nos ha costado a los europeos. Porque estos son los verdaderos términos del asunto: El negocio del tráfico de personas, el de personas que quieren disfrutar del paraíso europeo dejando atrás a sus compatriotas y familias en el infierno africano, Traficantes de personas, negocio solidario de las ONGs que actúan como cooperadoras necesarias en ese tráfico ilegal y, finalmente, los que pagamos, todos esos negocios perdiendo el nuestros: socorrer a nuestros conciudadanos, a nuestros compatriotas.

Porque son esos, los españoles más necesitados, los que sufren en primerísima instancia la injusticia de esa solidaridad hipócrita que acoge, sin obligación de ningún tipo, a aquéllos más afortunados de entre los más desafortunados, para hacerse la foto de la solidaridad, como hacían los señorones de antaño que daban limosna a las puertas de su casa o la salida de la Iglesia a los más fuertes de entre los pobres, dejando su conciencia tranquila y a los más necesitados en el completo abandono.

Pero aquellos señores de antaño, al menos, daban su dinero. Los de hoy, dan el nuestro. Y dejan a nuestros compatriotas más indefensos en el agravio de ver cómo por ser españoles tienen menos ayuda que esos que, sin ninguna obligación, como si fuéramos un país rico y sin necesidades que socorrer, han sido magnánimamente recompensados con su entrada en España y el estatuto de refugiados. Mientras, todos esos españoles y españolas que apenas cuentan con algo más de 400 euros para sacar adelante sus vidas y las de su familia, con niños pequeños, españoles sí, pues ese parece el sino de su desgracia, malviven como refugiados en su propio país sin ninguna nación que los socorra. Españoles abandonados por la España que, rallando en la chulería, acoge a los ricos entre los pobres que pueden pagarse un pasaje al paraíso. Ese paraíso que es, para los nuestros, un infierno.

No he encontrado mejor resumen de la estulticia de periodistas y políticos solidarios con el dinero ajeno que un comentario en la noticia del barco de los afortunados en el diario El Mundo, el mismo que este martes pasado realizaba una encuesta entre sus lectores que rápidamente desapareció al comprobar los resultados. ¿Está usted de acuerdo con que España acoja a los 629 inmigrantes del Aquarius?. Resultado: de 15.863 votos un 70% NO. En el comentario, presuntamente una mujer, decía que llevaba mucho tiempo sin trabajar por enfermedad, que tenía hijos, que cobrara 475€ y se gastaba todos los meses casi 300€ en medicinas, que estaba harta de llamar a todas las puertas suplicando, que trabajaría arrastrándose si pudiera… y terminaba llamando miserables a los políticos. Esta, la de un sólo español o española viviendo África en España es la única encuesta que necesitamos. Todo lo demás es hipocresía, miseria moral y traición a los tuyos.

Gobierno socialista  a las órdenes de la ingeniería social con las pautas del mundialista Soros, que abre las puertas al efecto llamada, sin tener en cuenta las repercusiones que pueda ocasionar a nuestro país, dando cobertura a un nuevo modelo de desembarco. 

¿Para cuándo una ONG que ayude a los refugiados españoles abandonados por España, al menos igual de bien que España ayuda a los inmigrantes que pueden costearse el pasaje, a los traficantes y a las ONGs que se ganan su santidad hipócrita con nuestro dinero? ¿Para cuándo "Españoles solidarios"? Es muy fácil y muy barato.

Presidente Nacional de Nosotros
(Partido de la Regeneración Social
 Óscar Bermán

miércoles, 30 de mayo de 2018

El PSOE REINCIDE EN OTRO FRENTE POPULAR CONTRA ESPAÑA.

La moción de censura del PSOE al Gobierno de Rajoy tiene pocos visos. Pero su trascendencia no reside en el resultado sino en su valor diagnóstico. Pone al descubierto la ansiedad de Pedro Sánchez, y de todo el PSOE, por alcanzar el poder de cualquier modo y a cualquier precio. Aunque el precio sea la construcción de una pintoresca confluencia de fuerzas que tienen en común su desafección nacional a España, que recuerdan el Frente Popular que se constituyó a principios de 1936, y dio lugar a la guerra civil. Esta moción de censura es un tanteo de este nuevo “Frente Popular” para medir sus fuerzas. Pero también es un aviso que nadie debería ignorar.
Mariano Rajoy, que disipó la mayoría absoluta más abultada de la historia, ha llegado, en esta legislatura, a la culminación de su inutilidad política. Ha dejado que el secesionismo destruya la convivencia en Cataluña y ponga en jaque, dentro y fuera, a uno de los Estados modernos más antiguos del mundo. Rajoy, envuelto en corrupción, en un régimen corrompido, y con un CNI dedicado a tareas impropias (Vendettas, amedrentamientos y detenciones estelares para tapar escándalos), culmina su paso por la política, que dura toda su vida como adulto, convirtiendo el Estado de Derecho en Estado de desecho, y haciendo imposible llamar verdadera democracia al régimen antiespañol y anticonstitucional que sufrimos los españoles.
Así las cosas, precipitados los acontecimientos por la sentencia Gurtel y, lo que es más grave, los negros nubarrones judiciales que le pronostica, Mariano Rajoy y con él todo el silente y manso PP, dan lugar a que ese anhelo frentista del PSOE tome cuerpo en la moción de censura y vaya poco a poco encarnándose hasta las ya inevitables elecciones anticipadas. El verdadero ensayo general de Frente Popular vendrá tras la previsible y parca mayoría del PP, porque será entonces cuando secesionistas, socialistas y comunistas confirmen que el “Centro” descentrado y la “Derecha” desecha son absolutamente incapaces de ejercer el poder que el pueblo les entrego en las urnas. Los promotores del nuevo Frente Popular que se nos viene encima saben que las mociones de censura pueden perderlas en el Congreso pero ganarlas en la calle, convenientemente apoyadas por el agit-prop de la prensa y medios contrarios a los intereses de España.
Con esta moción de censura el PSOE, genuina organización, abre el camino que nos lleva directamente a la reedición del Frente Popular. Eso lo más preocupante de un asunto que, por lo demás, viene a poner el fin que merece sobradamente el Presidente de Gobierno con más poder y menos gallardía que hemos sufrido los españoles. Todos, incluidos los que le votaron, y los ciegos voluntarios que aún le siguen. El nuevo Frente Popular que se nos viene encima será el último daño, políticamente póstumo, que Mariano Rajoy y su PP desnaturalizado nos infringirán.
Será entonces, cuando los enemigos del bien común y de la libertad se unan de nuevo para acabar con España mediante una Confederación de taifas regionales. Pero, también, cuando los partidos y las personas den la medida de su valía y de su valor. Vendrán tiempos difíciles y, por eso mismo, llenos de esperanza, porque traerán la ocasión de que los impostores y los parásitos desaparezcan del escenario político, y los buenos españoles de siempre, los que en los momentos más difíciles remontan marcadores imbatibles, tomen las riendas de este gran país que aún sigue anhelando libertad, prosperidad y justicia, mientras otros anhelan frentes, manadas y desgarros.
Presidente Nacional de Nosotros 
(Partido de la Regeneración Social) 
Óscar Bermán Boldú  

martes, 22 de mayo de 2018

CATALUÑA A UN PASO DE OTRO ENFRENTAMIENTO CIVIL CRUENTO.



Durante los últimos cuatro años, hemos asistido en la Comunidad Autónoma catalana a la aceleración de un proceso sedicioso que ha envenenado la convivencia, dañado la seguridad jurídica, y malbaratado la recuperación económica. La desafección nacional, la fractura social, y la diáspora de empresas, son un problema extremadamente grave y muy difícil de solucionar y superar. Lo más probable y previsible es que los catalanes sufran durante varias décadas las consecuencias del delirante proceso secesionista. 

El daño producido por el secesionismo en todos los órdenes de la vida social debió evitarse desde el Gobierno, tomado a tiempo suficientes medidas cautelares, en vez de dejar que el secesionismo creciese y avanzase. La negligente demora en aplicar el artículo 155, y su menguada aplicación, dejan daños sociales, económicos y afectivos de difícil cura. 

El necio empecinamiento de Rajoy en proseguir con la política de apaciguamiento ha creado un gravísimo problema nacional que en cualquier país democrático de nuestro entorno se habría cortado de raíz desde el primer momento. Solo tenemos que repasar los países europeos, y extra-europeos, donde los partidos separatistas están excluidos de la política institucional, y condenados a la marginalidad, cuando no a la ilegalidad.

La aplicación sin complejos del Artículo 155 al completo habría cortado de raíz toda esta dinámica demencial. Habría servido para dejar meridianamente clara la unidad nacional de España, reconocida en la Constitución de 1978, y lo que es más importante, en la voluntad mayoritaria del conjunto de ciudadanos que integramos el pueblo español.

Una intervención firme y enérgica, sin complejos, podría haber evitado muchos de estos daños innecesarios y habría permitido, desde el poder del Estado, abordar una racionalización de las Autonomías, sustanciada en descentralización administrativa de los servicios al ciudadano, sin duplicidad legislativa, ni gestos de bilateralidad. 

Los culpables del daño causado a Cataluña y al resto de España son los presidentes de la Generalidad, con su demencial intentona secesionista. Pero los máximos responsables políticos son los Gobiernos de España que han estado alimentando al nacionalismo separatista, a veces a cambio de un puñado de votos, y por inconfesables motivos cuando los gobiernos del PSOE y del PP han gozado de mayoría absoluta en el Congreso.

En estos momentos nos encontramos con un anticonstitucional presidente de la Generalidad, Quim Torra, que con sus reiteradas muestras de su racismo supremacista, evidencia un odio visceral e irracional contra España y los españoles. Y ante esta aberración inadmisible, el Gobierno de España, presidido por un pasmado se limita a contemplar y mostrar algo de preocupación, y su deseo de que Torra entre en razón. 

Ante la flojera permanente de Rajoy, Albert Ribera aprovecha la ocasión y juega al juego de sacar tajada partidista de la debilidad y descomposición del errático Gobierno de España presidido por Rajoy, al que el supuestamente apoya.

Albert Rivera se esfuerza en crecer como líder nacional patriótico, en contraste con el mortecino y amortizado Rajoy. Pero solo tenemos que revisar la hemeroteca y encontrarnos con la cruda realidad que oculta en su trastienda política. Albert Rivera, invitado y participante del Club Bilderberg, ha dado suficientes señales de complicidad con los poderes mundialistas que mueven los hilos detrás del escenario secesionista, y que siempre manejan a sus peones en los dos frentes del conflicto. 

Y el conflicto que nos concierne, el enfrentamiento civil en Cataluña, está dando abundantes señales de empeorar. Ante esta amenaza, los partidos que supuestamente defienden España tienen el deber ineludible de hacer todo lo necesario para evitar una espiral de violencia que podría acabar en algo paralelo a lo ocurrido en 1936. A tal fin deben sacrificar sus intereses particulares, y afrontar con valentía la situación excepcionalmente grave en la que nos encontramos los españoles. En caso contrario todos serán responsables de lo que pueda ocurrir por su negligencia.

Lo realista es concluir que en Cataluña ya solo queda una solución: El rescate de competencias, y la puesta en marcha de la suspensión “sine díe” de la autonomía en Cataluña. Para a continuación hacer una reforma muy profunda del Estado, y de las Autonomías. Una reforma en clave nacional unitaria. Una reforma para que algunas regiones que conforman el territorio español no puedan volver nunca más a ser instrumentadas como incubadoras del secesionismo contra España. Una reforma que deje claro, de una vez y para siempre, que el pueblo español es el único depositario legítimo de la indisoluble soberanía nacional.

Y quienes propongan algo por debajo de esta exigencia demostraran que no son parte de la solución si no parte del problema. 

Presidente Nacional de Nosotros (Partido de la Regeneración Social)
Óscar Bermán Boldú  


lunes, 7 de mayo de 2018

COMUNICACIÓN 07/05/2018 - Abrimos la web de NOSOTROS





 CARTA DE PRESENTACIÓN


Abrimos la web de NOSOTROS a los ciudadanos españoles dispuestos a participar en nuestro proyecto político, que tiene la finalidad de reconstruir entre todos un Estado que responda a las necesidades y anhelos del pueblo español soberano.

El equipo directivo del Partido de la Regeneración Social lo formamos españoles de la sociedad civil que defendemos la prevalencia del merito personal, y al igual que la mayoría de nuestros compatriotas, vivimos de nuestro trabajo fuera de la política.

Nosotros, por patriotismo, sentido del deber y vocación de servicio, nos hemos atrevido a iniciar un movimiento político de regeneración social con el que defender y promover valores humanos y políticos que emanan del orden natural, y que están más allá del engañoso y caducado juego de etiquetas “derecha-izquierda”.    

Nos caracteriza la lucha contra el llamado Nuevo Orden Mundial, la condena explícita del sionismo, la defensa de la unidad política del Estado Español, la integridad territorial de España, y la identidad nacional y universal del pueblo español. Entendemos España como marco cultural y político de convivencia y solidaridad. Defendemos España como salvaguarda de derechos individuales y garantía de cumplimiento de deberes cívicos. Promovemos el derecho a la vida, la familia, la verdad, la libertad. Defendemos el derecho al trabajo, a la propiedad y prosperidad personal y social.

Te animamos a unirte y colaborar.


NOSOTROS PARTIDO DE LA REGENERACIÓN SOCIAL

Mayo de 2018