jueves, 7 de septiembre de 2017

LOS ESPAÑOLES DECIDIMOS

Hemos asistido a la transmisión en directo, desde el Parlamento  de Cataluña al penúltimo paso del Golpe de Estado contra España tolerado por el Gobierno de España. Algo inédito en cualquier país del mundo civilizado.

Los dirigentes del secesionismo catalán aseguran que nadie los detendrá en su ilegal ofensiva hacía la utópica Republica Catalana, y nadie los ha detenido aun, y no parece que el presidente de Gobierno vaya a hacer algo al respecto, aparte de prometer, siempre en futuro indefinido, que cumplirá y hará cumplir la ley. Cosa que hasta ahora no ha hecho, ni parece que quiera hacer. Más bien todo lo contrario, pues bajo cuerda sigue ciegamente su fracasada política de apaciguamiento. Tampoco las demás instituciones del Estado, incluida la corona, están quedando bien la foto histórica del momento, unos por cobardia, otros por incompetentes, y el resto por ambas cosas.

En Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona el Estado de Derecho, y el imperio de la Ley, están desapareciendo a ojos vista. Y las altas instancias del Estado, haciendo una injustificable y muy sospechosa dejación de funciones se limitan a comentar, prometer, y esperar que sean otros quienes les resuelvan el problema que ellos no saben o no se atreven a afrontar. ¿Nos han vendido? ¿A que juegan?

Ante esta situación excepcional el Gobierno está obligado a aplicar leyes y medidas excepcionales vigentes y democráticas; Que de no aplicarse quedaran como papel mojado, junto al resto del ordenamiento jurídico español.

Las autoridades del Estado -con su absurda negligencia-, están demostrando falta de autoridad. Las autoridades del Estado, empezando por el Jefe del Estado y continuando por el presidente del Gobierno, están obligadas por la gravísima trascendencia de la amenaza de secesión, a hacer de la necesidad virtud y tomar por fin -más vale tarde que nunca-, las medidas quirúrgicas que las metástasis del cáncer separatista requieren. Lo primero es que entiendan de una vez por todas que los partidos secesionistas no son adversarios, son enemigos, y lo estan demostrando sin ningún escrúpulo.

Nos esperan horas cruciales en las que esta en juego nuestra democracia y dependerá de nosotros la nación -, o la destrucción.

En Palafolls, Barcelona, a Jueves siete de septiembre de 2017

Presidente de NOSOTROS, Partido de la Regeneración Social

Óscar Bermán 

No hay comentarios: